Una lectura que despertará tu asombro

Lee la obra de Fabiana Fondevila

19 / ago / 21

Donde vive el asombro

 

¿Qué te parece la siguiente afirmación de G. K Chesterton? «Estamos pereciendo por falta de asombro». Seguro estarás rodeada de personas desencantadas, ¿cómo te encuentras tú ante tal torrente de emociones negativas?

A pesar de este párrafo inicial, ¡te traemos buenas noticias! No necesitamos perecer para recobrar nuestra autenticidad, Donde vive el asombro de Fabiana Fondevila nos ofrece un salvavidas.

Si te gusta bailar, bailarás a través de sus páginas y si necesitas aprender a leer bailando, no podrías encontrar un instructor más talentoso que Fabiana. Como el mejor de los maestros, esta autora enseña jugando. Casi sin darte cuenta, te llevarás ideas valiosas de psicólogos, antropólogos, biólogos y otros maestros. Pero el proceso de aprendizaje será diferente del que conociste en la escuela. Esta vez, redescubrirás el arte del juego serio que dominamos de niños y del que, por desgracia, las escuelas nos privaron a la mayoría de nosotros.

Descubrir lo sagrado
Desde el principio, el ser humano ha buscado comprender las leyes que gobiernan el universo, el rol que le corresponde en la gran orquesta cósmica, el sentido último de la existencia. Esta búsqueda llevó a la humanidad a sumergirse, en la experiencia espiritual. Y esta exploración tomó, mayormente dos caminos: una direccionalidad ascendente, que va de la materia al Espíritu, y una descendente, que va del Espíritu a la materia.
 
Los pueblos y tradiciones que adoptaron el rumbo ascendente –las religiones monoteístas – buscaron al Espíritu en las alturas y priorizaron valores «masculinos» como la visión pura, lo celestial, lo trascendente.

Los pueblos que adoptaron la visión descendente –las culturas paganas, chamánicas, predominantemente matriarcales– hallaron lo divino reflejado en cada eslabón de la trama, y cultivaron valores femeninos, privilegiando los vínculos, los sentidos, lo terrenal, lo inmanente.
 
Ambos senderos –el ascenso al espíritu, el descenso al alma– se complementan y completan. Uno y otro, por sí solos, ofrecen una versión parcial de la experiencia humana de lo divino.

El mapa imaginario
Este libro propone un camino de vuelta a esa intimidad. O, más bien, nueve caminos. Nueve estaciones de un mapa imaginario que nos invitan a ir por donde nunca fuimos, a retomar donde dejamos, o simplemente a reavivar la alegría de estar aquí, despiertos y juntos. Es un mapa y no de hoja de ruta, porque no propone un itinerario lineal. Cada cual puede ingresar por el territorio que prefiera y hacer el recorrido que sea orgánico para su momento y circunstancias. ¿Qué son los territorios o estaciones del mapa? Son dimensiones de la vida que vale la pena explorar, porque en su topografía los seres humanos.

 Solos o en grupo
Podemos recorrer el mapa solos, siguiendo nuestro propio ritmo y deteniéndonos allí donde algo nos motiva a indagar más a fondo. Pero es especialmente recomendable hacerlo de la mano de un guía, terapeuta o maestro espiritual, un amigo o una amiga, o, mejor aún, de un grupo de almas afines que puedan obrar de sangha (comunidad de pares, en el budismo). Por un lado, porque algunas de las prácticas son intensas y pueden disparar emociones y vivencias que requieran de amorosa contención. Por otro, porque la inteligencia colectiva potencia cualquier proceso y lo catapulta, construyendo sobre la diversidad y redundando en mayor comprensión y crecimiento para todos.
 
A través de la lectura de este libro aprenderás:
  • A realizar a un viaje interior en el que despabilar la mirada, despertar los oídos, agudizar el olfato y respirar hondo.
  • Las enseñanzas de psicólogos, antropólogos, biólogos y otros maestros, que saldrán a tu encuentro en cada una de las páginas de este libro.
  • A restaurar las cualidades del corazón que nos ayudan a ver, apreciar y celebrar lo sagrado en los sucesos de cada día y en la vida misma.
  • A recorrer ambos senderos, el del espíritu y el alma.
  • A recobrar tu autenticidad y conectar con tu niño interior de una forma lúdica y contando con una serie de prácticas propuestas por la autora.
Compartir Facebook Twitter

0 Comentarios ¡ Se el primero en comentarlo ! Conéctate