El modelo de felicidad está al revés

Lee a Neil Parischa en el día más triste del año

17 / ene / 22

Blue Monday

 

No sé si te has percatado pero hoy es Blue Monday, al que denominan el día más triste del año. ¿Cómo lo llevas? ¿Intentando ser un poquito más feliz?

El tema de la felicidad no es baladí. De hecho, ser feliz es el mayor desafío al que te enfrentas todos los días en el trabajo. También lo es si eres madre y ama de casa, si eres estudiante o si acostumbras a viajar al extranjero. En la escuela no nos enseñan a educar y entrenar a nuestro cerebro para que mantenga un enfoque positivo mien­tras transitamos por los baches de la vida. Es decir, ¿alguna vez has hecho un curso titulado «Cómo ser más feliz»? Yo no.

 Te invito a conocer algo más la obra de Neil Parisha, La ecuación de la felicidad, en la que el propio autor afirma que «si lo supiera todo acerca de las circunstancias de tu vida (tu trabajo, tu salud, tu estado civil, tu nivel de ingresos...) podría predecir solo el 10% de tu felicidad. El 90% restante no está determinado por el mundo exterior, sino por la forma en que tu cerebro procesa dicho mundo».

Fórmula errónea

Voy a empezar dándote malas noticias.El modelo de felicidad que se nos enseña desde una edad tempra­na está, en realidad, completamente al revés. Creemos que se trata de trabajar mucho con el fin de lograr un gran éxito para después ser felices.

Pero en la vida real las cosas no funcionan así. Este modelo no sir­ve. Hacemos un gran trabajo y tenemos un gran éxito, pero en lugar de ser felices nos marcamos nuevos objetivos: estudiamos para el siguiente trabajo, el siguiente título, el siguiente ascenso.

Ahora, todo cambia si pensamos de la siguiente forma. Si empezamos con ser felices, nos sentimos muy bien. Tenemos muy buen aspecto. Hacemos ejercicio. Conecta­mos con los demás. ¿Y qué ocurre? Que acabamos por hacer un gran trabajo porque nos sentimos muy bien haciéndolo. ¿Y a qué conduce un gran trabajo? A un gran éxito.

Psicología positiva

La psicología no es solo una rama de la medicina que trata la enfermedad o la salud; es mucho más. Tiene que ver con el trabajo, la educación, la comprensión, el amor, el crecimiento y el juego. En esta búsqueda de lo que es mejor, la psicología positiva no se basa en las ilusiones, la fe, el au­toengaño, las modas o las fantasías. Trata de adaptar lo mejor del método científico a los problemas específicos que presenta el comportamiento humano para aquellos que desean entenderlo en toda su complejidad.

Cómo sacar partido a este libro

Te presento, tres formas de sacar el máximo partido a este libro:

1.- Aceptar no estar de acuerdo. No estarás de acuerdo con to­dos los secretos la primera vez que los leas. Esto está bien, pero recuerda que tienes el poder de permitir que, lentamen­te, entren nuevas ideas en tu cerebro, siempre que quieras.

2. Cambiando de escenario. Leer este libro de principio a fin en una noche está bien, pero le sacarás más partido si cambias de escenario. Un capítulo en medio del bullicio del aeropuerto, otro capítulo en la playa, otro en la cama antes de apagar la luz... Nuestros cerebros se ven estimulados por aires, olores y sonidos diferentes. En los distintos lugares en que leas el libro obtendrás algo distinto de él y recordarás las lecciones con mayor facilidad.

3. Ponte retos de siete días. Siempre que leas, en este libro, una idea a la que quieras darle una oportunidad, márcate un reto de siete días en relación con ella. Escribe en el calendario, en la casilla correspondiente a cada día a lo largo de siete días, «Hacer X», y después trata de pasar a la acción. Si puedes hacerlo durante siete días, te habrás demostrado que puedes hacerlo durante siete días. Después podrás hacerlo durante siete días más. Finalmente, se convertirá en un hábito.

A través de este libro aprenderás que:

·La vida de la especie humana ha sido brutal y altamente competitiva a lo largo de los doscientos mil años que lleva existiendo y nuestros cerebros están entrenados para manejarse en un mundo hostil.  Este enfoque nos ha hecho llegar a la errónea conclusión de que para ser feliz primero hay que superar obstáculos.

·La fórmula aprendida hasta ahora es justo a la inversa: primero sé feliz y cuando lo seas, el éxito llegará, los deseos se cumplirán.

·Existen nueve sencillísimos secretos de oro para disfrutar una vida plena y dichosa.

Compartir Facebook Twitter

0 Comentarios ¡ Se el primero en comentarlo ! Conéctate